La Tumba de la Princesa Donají

Autor

Categorias

Comparte

Este convento abandonado guarda la tumba de una legendaria princesa decapitada.

Dentro de las ruinas del convento abandonado de Santiago Apóstol, dentro de una pequeña iglesia, se encuentra la supuesta tumba de la princesa Donají. La historia de su vida y su muerte espantosa es una de las leyendas más emblemáticas de Oaxaca.

La leyenda cuenta que durante la era prehispánica, los zapotecas de Zaachila y los mixtecas de Monte Albán vivieron en una guerra constante. Cuando los mixtecos ganaron, forzaron al rey zapoteca a entregar a su hija como prueba de que no atacarían más. Esta hija prisionera era la princesa Donají. Los zapotecas trataron de rescatarla, pero antes de que pudieran hacerlo, los mixtecos la decapitaron y escondieron su cuerpo para que nunca la encontraran.

Los años pasaron hasta que, durante el virreinato mexicano, un niño pastor que caminaba cerca del río Atoyac (junto al actual aeropuerto de Oaxaca) descubrió un lirio. En esa época del año, los lirios eran tan exóticos que decidió arrancarlos para llevárselos. Su sorpresa al desenterrar fue que la flor nació de la cabeza del cadáver de la princesa perdida.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuando la gente descubrió que el cuerpo estaba incorrupto, causó tal admiración que fue enterrado con una gran ceremonia dentro del convento de Santiago Apóstol. La princesa era vista como una heroína de la defensa de su pueblo, y desde entonces su cabeza ha servido como un emblema de Oaxaca.

Actualmente, el convento está abandonado debido a los frecuentes terremotos en la zona. El sitio conserva vestigios de pinturas murales y su arquitectura original. Fue utilizado como prisión para el caudillo Vicente Guerrero, e incluso el Papa Juan Pablo II dio una misa allí. Sin embargo, la sección más visitada es la tumba de la princesa legendaria.

 

Autor

Compartir