martes, diciembre 11, 2018
CineDeportesEntretenimiento

Chivas: la película

64Vistas

Si eres fanático del futbol y fiel al rebaño sagrado no te puedes perder esta película.

Se sea o no fanático del “joga bonito”, del llamado “deporte más bonito del mundo”, Chivas: la película presenta un detrás de cámaras a la maquinaria mercadológica, cultural, pasional y espectacular que encierra el futbol. Es un documental con un punto de vista humanista más centrado en los sujetos que dominan el balón que en los intereses que lo rodean. En él flota un antropocentrismo folclórico –y a veces populachero, epíteto sin afán de denostar– que presenta historias humanas de éxito y fracaso, las cuales únicamente oscilan alrededor de un balón.

Teniendo enfrente a uno de los equipos de mayor tradición en el balompié mexicano y con el estadio Omnilife como fortaleza, se nos presenta a un grupo resquebrajado –el único compuesto enteramente por mexicanos en la Primera División– y cuya batuta cae en manos del argentino Matías Almeyda –actualmente fuera del equipo–. Un extranjero llega a sacudir los demonios emocionales y mentales de los jugadores, y refuerza su ataque con la llegada de dos nuevos soldados: Alan Pulido y Rodolfo Pizarro.

A diferencia de otros documentales sobre equipos de futbol americano o soccer, Chivas: la película no hace un recuento exhaustivo, no rememora las grandes glorias que grabaron el nombre de la institución en el inconsciente colectivo nacional ni repasa a sus máximas figuras desde 1906, año en que se fundó. No. Sus directores, Iván López-Barba y Rubén Bañuelos, propalaron un momento específico del club: cuando se encontraba en el atolladero y perdió lugares en la tabla hasta casi descender. Por lo mismo, ofrece una visión autocrítica e incluye declaraciones fuertes de personajes famosos del deporte.

Gracias al trabajo de Almeyda y pese a los escollos –como la gran cantidad de lesionados que acosó al equipo en algún momento del torneo–, Chivas eventualmente remontó. La proeza de sus 22 caudillos es conocida, pero para imprimirle emoción a la travesía triunfalista, la carta fuerte del documental consiste en mostrar escenas que no se ven en los medios de comunicación: su estancia en los vestidores al medio tiempo de un partido ríspido; los rostros y declaraciones de los jugadores frente a la cámara tras ser vapuleados en el clásico nacional o ser expulsados de la Liguilla; los reclamos acalorados tras los yerros en un partido; las bromas pesadas de la convivencia diaria, y hasta las canciones norteñas en el vestidor o rumbo a algún estadio.

Ahí radica la valía de Chivas: la película, en humanizar a los jugadores que muchas veces son vilipendiados durante un encuentro futbolístico y cómo ellos padecen aún más que la afición cada derrota o revés. Entretejidos por ahí también comparten algunos episodios de su historia de vida, anécdotas que inyectan color y humor al filme.

Si bien tiene mucho a su favor, es cierto que se nota cierto colmillo en el entramado de la cinta. Se le inyecta dramatismo a través de artificios técnicos como la música o la cámara lenta para avivar la pasión del aficionado o del espectador en general. Aunque se vistan otros colores –incluso los del acérrimo rival– seguramente se disfrutará este homenaje al “deporte más bonito del mundo” y los hombres que lo hacen posible más allá de los intereses económicos o la presión. Al final, Chivas: la película es una oda a la pasión, a la poesía tras el balón y a la manera en que las clases sociales se disipan cuando se grita un gol –o un campeonato– al unísono.

Acá te dejamos el trailer

Leave a Response