viernes, noviembre 16, 2018
Reportajes

Las Chicatanas un delicioso platillo de la región de las Altas Montañas.

107Vistas

“Es como si estuviera lloviendo hormigas, literalmente. Caen del cielo y se pueden juntar en grandes pilas y luego tostarlas en el comal.

Cuando llegan las lluvias, los adultos y los niños compiten al amanecer para atrapar a estos bravos seres alados con poderosas mandíbulas, sin obtener una dolorosa mordida. El esfuerzo vale la pena, pues las también llamadas “hormigas bolsonas” se tuestan y se molcajetean con ajo, sal y chile para obtener una salsa que aderezará una tortilla de maíz recién hecha.

Las chicatanas son las reinas de las conocidas “hormigas arrieras” de la región mixteca. Estos insectos pertenecen a las especies Atta mexicana y A. Cephalotes. Las chicatanas son recolectadas durante los primeros días de lluvia pues es cuando se reproducen. En esta época del año, las hormigas reinas emergen de sus nidos para ser fecundadas.

Quiénes recolectan a estas hormigas deben levantarse muy temprano. Algunos optan por esperar a que las hormigas salgan por sí solas, otros destruyen los hormigueros. Es importante que los hormigueros sean recubiertos para que las hormigas puedan regenerarse y no se dañe demasiado el ciclo de reproducción.

La principal zona de consumo es la región mixteca  (Puebla, Guerrero y Oaxaca) pero también se comen en estados como Veracruz, Chiapas, Tabasco y la Península de Yucatán y en países como Colombia.

Cabe señalar que las chicatanas no son un alimento exclusivo de nuestro país, sino que se consumen en otros como Colombia, donde no se le conoce como chicatana sino como tzizim. Otros nombres que recibe esta enorme hormiga son nucú, zompopos, cuatalata, sontetas, cachorras, chancharras, tepeoani, nacasma o zompope.

Por otra parte, la aparición repentina de estos insectos tiene un significado premonitorio para las comunidades mixtecas. De acuerdo con ellos, encontrar o que aparezcan hormigas coloradas debajo de un metate o fogón, es señal de que la muerte está rondando a la familia, sobre todo si se encuentra un hormiguero debajo de la casa.

Un aspecto rescatable de comer chicatanas además de la experiencia, es que, según el doctor Erick Estrada , tienen muchos beneficios para la salud. Entre ellos señala que estas hormigas poseen grandes cantidades de vitaminas A y E. Además, no contienen colesterol y la cantidad de ácidos grasos es muy baja.

¿Cómo se preparan las chicatanas?

Después de que las chicatanas son recolectadas, se ponen en agua para que se ahoguen. Luego, se les quitan las alas, las patitas y la cabeza. En algunas partes únicamente la parte trasera de estas hormigas y esto es lo que se guisa o asa.

¿Cómo se comen las chicatanas?

Una forma de degustarlas es asarlas y acompañarlas con tortillas. También se puede hacer salsa o mole amarillo y con él rellenar tamalitos.

¿Cómo se prepara la salsa de chicatanas?

Una vez que las chicatanas “estén limpias”, es decir, sin alas, cabeza ni patas, se asan. Después se machacan junto con chile seco, cebolla y jitomate. Otra opción es licuar todos los ingredientes pero la consistencia se vuelve más líquida.

Los Beneficios de las Chicatanas:

  • Tienen bajos niveles de grasas saturadas.
  • Poseen propiedades antibacteriales.
  • Son fuente de proteínas.
  • Ayudan en el tratamiento de la artritis reumatoide.
  • Se dice que son afrodisiacas.

 

Leave a Response

CLOSE
CLOSE